ciencia

/ciencia

Neurobot Robot para trabajar con pacientes neurológicos

Por fin es un hecho, ya se ha finalizado el proceso de creación de Neurobot, robot que se creo para trabajar con pacientes neurológicos como afectados de daño cerebral adquirido y otros tipos de patologías cerebrales. Todo comenzó con un prototipo en que se implicó el IES Virgen de las Nieves de Granada, coordinando el proyecto por Federico Coca y Jose Maria Torralba, donde se implicarón varios alumnos entre otros Francisco Mendoza y Juan Carlos Joyas dando como resultado del primer ensayo al cerebrot 1.0: Finalmente y tras muchos esfuerzos, el prototipo ha subido de nivel, Createc 3D ha cogido las riendas del mismo y se ha estado probando en Agredace (Asociación Granadina de Familias por la Rehabilitación del Daño Cerebral Adquirido) donde hemos podido ir probando y perfeccionándo sus diferentes caracteristicas. Neurobot está creado en base a un nuevo enfoque en la rehabilitación, impreso mediante el uso de la tecnología 3D. La función principal es la de crear aprendizajes para posteriormente inhibirlos y aprender otros nuevos, una función de control cognitivo ampliamente presente en nuestra vida diaria, que se ve afectada en este tipo de pacientes. El manejo de este dispositivo a través de un circuito con obstáculo y una serie de instrucciones de movimiento requiere el uso de varias capacidades cognitivas y basta tener cierto grado de movilidad en una mano para controlarlo. Por ejemplo, tapar parte del circuito de manera que el paso del robot por ese tramo quede oculto implica que el paciente use su capacidad de abstracción. Además, cuenta con un interruptor que permite invertir las señales de dirección, es decir, cuando el paciente controla el robot hacia la derecha, cerebrot gira a la izquierda o si, por ejemplo, queremos

ULTRASCOPE EXPLORER PLUS telescopio libre impreso en 3D

El sector aeroespacial cada vez está más relacionado con tecnología de impresión 3D. La Open Space Agency (OSA) está trabajando para compartir las innovaciones aeroespaciales con la comunidad de código abierto, y acaba de lanzar los primeros archivos para imprimir en 3D de un telescopio basado en un smartphone que te permite explorar el cielo nocturno: el Ultrascope Explorer Plus. Si eres un aficionado de la bricoingeniería y la exploración del espacio, Open Space Agency (o OSA) es una institución que no te puede faltar en tus contactos. Fundada por James Parr con sede el Londres,  se dedican a lo que ellos llaman una nueva era de exploración aeroespacial ciudadana. "Nos hemos desafiado a nosotros mismos para desarrollar productos que aprovechen las tecnologías que son, "off-the-shelf", de código abierto y fácil de usar, permitiendo que cualquiera pueda tener su propio programa espacial o apoyar el trabajo de los demás ", explican. Como argumenta Parr, esto es simplemente producto de las innovaciones tecnológicas que se encuentran de repente ampliamente disponible y asequible. Hace cincuenta años la exploración del espacio era de dominio de los gobiernos. Tras este dominio parece que las grandes empresas se apoderaron de los cielos, pero no esto está cambiando tecnologías de plataforma están surgiendo, como CubeSat, la impresión 3D y microcontroladores asequibles, que están poniendo los instrumentos para la exploración espacial en manos del maker. Parr y su equipo se han centrado especialmente en el desarrollo de un telescopios robotizado de alta potencia para imprimir en 3D que se puedan replicar fácilmente. Este trabajo se ha convertido en el Ultrascope, que ha estado en desarrollo desde hace algún tiempo, y que parece que ya por fin está aquí, ya que los primeros archivos de impresión

2017-01-21T22:03:01+00:00By |Tags: , , , , |

Lo Virtual se vuelve real dentro de una impresora 3D

La gente no vive en el espacio físico" nosdice Jeffrey Jacobson me dice, "Vivimos en el espacio psicológico y damos forma al mundo que nos rodea constantemente. Eso es lo que hacen los seres humanos. Y como nuestra capacidad de fabricación se hace más y más poderoso, estamos configurando nuestro entorno más y más fácilmente cada dia. Y eso es lo que trata la impresión 3D. En realidad, la impresión 3D es ahora la punta de la lanza ". Si la impresión 3D es sólo la punta de la lanza, y luego, a partir de nuestra propia experiencia en la industria de la impresión en 3D, algunos usuarios de impresión en 3D tienen problemas para ver el resto de la lanza, más allá de la fabricación aditiva. Tal como está con 30 años de edad, la tecnología todavía requiere una gran cantidad de mejoras, lo que hemos visto impulsado de manera espectacular desde que la revolución RepRap ganó prominencia en 2012, las empresas están prestando más atención a la reducción de los costes que ha mejorar la capacidades de las máquinas sin tener en cuenta la realidad aumentada o la realidad virtual.  Pero, como las impresoras 3D caen en precio y mejoran en términos de tamaño de construcción, materiales utilizables, calidad de salida, y la facilidad de uso, necesitarán métodos para la creación de contenido para imprimir en 3D que mejorar, también. Y ahí es donde AR, VR, dispositivos hápticos, control por gestos, y el escaneo 3D entran en juego. A pesar de que pueden estar trabajando para mejorar la tecnología de impresión 3D en sí, la falta de AR  y el escaso trabajo con VR en la comunidad de la impresión en 3D puede ser debido

Con Pixels vuelve la nostalgia por los juegos clásicos y el imperio de los “frikis”

Estamos en una época en la que los videojuegos son cada vez más complejos y sofisticados, los equipos necesarios para jugar a ellos con la máxima resolución y detalles experiencia piden unos requisitos mínimos parecidos a los ordenadores de la NASA y para empezar a jugar puedes tirarte en algunos casos 15 ó 20 minutos sólo en la fase de tutorial intentando aprender a usar todas las teclas, combos y opciones diferentes que te da el juego (y que luego te las sigan recordando durante el mismo para no olvidarlas)... y entonces llega la película de Pixels a los cines para hacernos revivir a muchos lo que eran los juegos clásicos de antes y de que las habilidades necesarias para estos no eran las mismas que se necesitan ahora. ¿Quién no se ha encontrado de nuevo con la posibilidad de jugar a Pac-Man y ya se ha quedado enganchado al mismo? no hace mucho incluso Google nos sorprendió dejándonos jugar a Pac-Man en Google Maps debido al día de los inocentes en EEUU y millones de personas jugaron e incluso se calculó que hubo pérdidas de 100 millones de euros a nivel global debido a que redujo la productividad de las oficinas en todo el mundo. Y es que hay artículos que demuestran que juegos como Pac-Man sirven como herramientas de aprendizaje educativo, ya que en estos juegos, aunque su simplicidad (comerte todas las bolas sin que te maten los fantasmas) y su manejo (arriba, abajo, derecha e izquierda) nos hagan creer que lo dominamos en 5 segundos, realmente hace falta mucha destreza para dominarlo, ya que debemos aprender una serie de patrones para conseguir pasarnos los niveles.  Por tanto los videojuegos nos enseñan conocimiento tácito, lo que solemos llamar práctica o, incluso, experiencia,

El seguimiento ocular llega a la realidad virtual con FOVE

Si habéis tenido la oportunidad de acercaros al campo de la realidad virtual, en la mayoría de los casos habréis notado que la experiencia inmersiva nos va a dar muchas buenas sorpresas en los próximo años, no solo en el terreno de los videojuegos, también en ámbitos como el cine o en la investigación. Podemos estar entusiasmados con la inminente llegada de esta tecnología en los hogares, sin embargo, no empecemos a tirar cohetes demasiado rápido: aunque la idea funciona, a la tecnología le queda bastante por depurar si quiere transportarnos a otra realidad de forma fidedigna. Y aquí es donde entra FOVE, un casco más que se suma al catálogo junto a Oculus Rift, Project Morpheus o Vive pero que quiere mejorar la experiencia ofreciendo eye-tracking, esto es, seguimiento ocular para determinar hacia dónde está mirando el usuario. Y es que, una de las sensaciones que más puede alejarnos de esa inmersión buscada es la de notar que al mover nuestros ojos la imagén queda estática, algo que en nuestro día a día no ocurre, ya que sabemos bien focalizarnos en objetos y percibir nuevos detalles. Por eso FOVE apuesta por introducir en la ecuación haciá donde miramos, sin dejar de lado el seguimiento de los movimientos de nuestra cabeza o el perder por ello resolución en la pantalla. Esto permitiría que FOVE pudiera utilizar nuestros ojos para que, en determinados juegos, apuntásemos con la mirada, se modificara la focalización y como se difuminan los elementos del campo de visión, pudiésemos establecer contacto ocular (y según sus creadores, emocional) con personajes virtuales y se reduciría la sensación de mareo que algunos usuarios parecen experimentar con estos cascos de realidad virtual. Entre sus aplicaciones, se

2017-01-21T22:03:19+00:00By |

Fibonacci Clock: el reloj open source para nerds

Para cualquier empollón que se precie, la secuencia numérica que el italiano Fibonacci estableció en el Siglo XIII es algo perfecto para tener presente a cada segundo de su vida. Una secuencia que, empezando por un primer 1 y un segundo 1, se compone de una cadena donde cada nuevo número que añadimos está compuesto por la suma de los dos anteriores: 1, 1, 2, 3, 5... etc. Con esta famosa secuencia en mente, que tanto se han visto en la naturaleza, Philippe Chrétien nos propone un reloj de mesa donde los números desaparecen y todo se basa en un sistema de colores y en la propoción aurea. Su curioso sistema para representar las horas requieren que hagamos un poco de matemáticas por nuestra parte: tenemos dos pequeños cuadrados que representan el número 1, otro con para 2, otro para el 3 y un gran cuadrado con el 5. Para conocer la hora debemos sumar los valores de los cuadrados rojos y azules, y para los minutos, los verdes y azules (multiplicando por 5 esta cifra). El reloj, que ya ha alcanzado el apoyo que andaba buscando para su financiación, se compone de un micro-controlador Atmega328 corriendo Arduino e incluye un conector FTDI, lo que permite totalmente la modificación de su código y nos da la libertad que queramos para darle otros usos. Además, de momento, su idea es vendernos los componentes del reloj para que cualquier maker pueda disfrutar construyéndose su propio reloj (aunque claro, si abonamos una cifra más elevada en su campaña de financiación, podemos hacernos con una versión ya montada). Si os atrae la idea, como lo ha hecho a sus 909 mecenas, podéis ojear el proyecto en completo en Kickstarter.

2017-01-21T22:03:27+00:00By |

Vulcan I es el proyecto espacial de unos estudiantes a base de impresión 3D

Los estudiantes de la Universidad de California, parecen no querer andarse con chiquitas a la hora de dar vida a sus propios proyectos. Por eso mismo, desde el SEDS, el grupo de estudiantes de desarrollo y exploración espacial, han querido plantear la posibilidad de ser los primeros estudiantes en el mundo que diseñen, impriman y comprueben un motor de un cohete espacial impreso en tres dimensiones: el Vulcan-1. Su idea es lanzarlo este mismo junio con el objetivo de ser la organización de estudiantes que bata el récord de lanzar un cohete impreso lo más alto posible. De momento, en base a su diseño, sus responsables creen que el cuerpo del cohete permititirá alcanza una altitud de 10 mil pies de altura. Dado el alto precio que supone alcanzar el espacio, el proyecto Vulcan-1 busca romper esta barrera y hacer este tipo de experiencias mucho más cercana para el común de los mortales, en base a la impresión 3D. Para ello también contarán con sintetizado laser para los metales. El cohete Vulcan-1 estará hecho de Iconel 718, cuyo fuel será oxígeno líquido y keroseno. Un lanzamiento que, de salir bien la búsqueda de financiación, se llevará a cabo en el desierto de Mojave. Si os llama la atención este interesante proyecto, podéis echar un vistazo aquí para obtener más información.

2015-04-27T10:07:09+00:00By |

Bicicletas de titanio personalizadas gracias a la impresión 3D

Bien es cierto que no es la primera vez que vemos como la tecnología de impresión 3D pone de su parte para dar vida a una bicicleta. Sin embargo, el estudio de diseño nipón Triple Bottom Line en colaboración con DMM.make AKIBA ha dado un espectacular paso hacia delante imprimiendo una bicicleta de tan solo 15 libras (lo que viene a ser unos 7 kilogramos) a base de titanio. Por supuesto, el mayor atractivo de esta propuesta no solo recae en la posibilidad de imprimir bicicletas profesionales de alta calidad para quienes se toman en serio este deporte, hablamos también de poder personalizar el modelado adaptándose como un guante al usuario. Como podéis ver en la galería, la mayoría de los components de este prototipo, bautizado como DFM01, han sido impresos utilizando sintetizado selectivo por láser con un genial acabado. Pero claro, como era de imaginar, un producto personalizado de este calibre supone un alto precio que va entre los 4200 y los 5900 dólares (tan solo por el cuadro), una cantidad que quizá solo valga la pena pagar para aquellos que quieran ir un nivel más allá en el ciclismo.

2017-01-21T22:03:30+00:00By |

Createc 3D asiste a la III Feria de la Ciencia en la calle de Jerez de la Frontera

La pasada semana la ciencia se apoderó de la Plaza del Arenal de Jerez de la Frontera (Cádiz) y Createc 3D estuvo allí para contároslo. Desde el 15 al 17 de marzo, más de 7.000 visitantes y 2.200 alumnos se dieron cita en la III Feria de la Ciencia en la calle de Jerez.   El director general de Innovación, Educación y Formación del Profesorado - Pedro Benzal; la delegada Territorial de Educación, Cultura y Deportes de Cádiz - Cristina Saucedo; el delegado de Turismo, Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Jerez - Antonio Real, y el director del Centro del Profesorado de Jerez - José Juan Domínguez fueron los encargados de llevar a cabo la inauguración de este evento, durante la mañana del miércoles 15 de abril. Esta feria contó con la participación de más de 2.200 alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria provenientes de 37 centros educativos de Jerez y sus pedanías como Rota, Sanlúcar, El Puerto de Santa María, Puerto Real, Trebujena, Cádiz, San Fernando, Osuna y Écija (Sevilla). Los alumnos fueron los grandes protagonistas de la feria ya que fueron los encargados de llevar a cabo cada uno de sus proyectos para posteriormente poder mostrarlos y explicárselo a los visitantes de la feria. Los proyectos fueron muy variados desde una maqueta de la sonda especial de Rosetta, a maquetas de puentes y canales artesanales, los diferentes tipos de densidades de los materiales y los curiosos materiales no newtonianos.     Además de los experimentos y explicaciones que constantemente se realizaban en los diferentes stands, dentro de la propia plaza había una carpa en la que se llevaron a cabo 24 actividades muy variadas. Desde charlas, talleres y espectáculos, hasta cuenta cuentos

2017-01-21T22:03:30+00:00By |

Un marido salva la vida de su mujer gracias a la impresión 3D

Hace tiempo que Pamela S. Scott se sometió a una operación de extracción de tiroides, estas operaciones a veces vienen precedidas de posibles efectos colaterales. En el caso de Pamela, estos efectos se presentaron en forma de un tumor que de no ser por su constancia y verificación de los resultados podría haberle costado el sentido de la vista. Unos meses después de la operación de tiroides, Pamela comenzó a tener dolores de cabeza. Tras realizársele una resonancia se descubrió una masa dentro de su cerebro que correspondía a un tumor benigmo de tres centímetros situado detrás de su ojo izquierdo. Los neurólogos que la trataron no parecieron alarmados e indicaron que esas masas eran comunes entre las mujeres, recomendando una revisión en un año, pero la pareja decidió no dejar pasar el tiempo sin cerciorarse de que, efectivamente, no existía peligro para el ojo. Hicieron bien. Tras enviar los resultados de la resonancia a diferentes neurólogos, el diagnóstico cambió totalmente, casi todos coincidieron, Pamela necesitaba una operación. Sin embargo, la cirugía necesaria para acceder a una zona tan complicada del ojo requería levantar parte del cerebro, una intervención arriesgada y posiblemente traumática. Era verano de 2013 y  su marido Michael Balzer no sabía entonces nada de medicina, pero durante los meses siguientes decidió dedicar su pasión, el diseño 3D, a intentar salvar el ojo de su mujer. En este punto Balzer empezó a trabajar por su cuenta. Acababa de montar una empresa de diseño e impresión 3D, y decidió que su siguiente proyecto fuese una reproducción tridimensional del cráneo de su mujer, una maqueta que debería ayudar a comprender mucho mejor el problema. Escaneó las imágenes del hospital, imprimió el cráneo y subió el modelo

2017-01-21T22:03:44+00:00By |