Joey Hudy es el niño prodigio de 17 años que utiliza frases cortas y no se siente cómodo hablando de sí mismo. Pero muchos adultos querrían tener las ideas tan claras como él. Sorprende su modestia, a pesar de ser un prodigio. En 2013, Brilliant.org lo nombró como «uno de los 10 niños más inteligentes del mundo». Ese mismo año se convirtió en el empleado más joven de la multinacional tecnológica Intel. A su corta edad ya ha visitado la Casa Blanca en tres ocasiones y recibido la enhorabuena de boca del propio Obama.

Con su talento, Joey podría haber escogido cualquier materia de trabajo, pero desde pequeño (más aún) no tenía dudas: él quería «construir cosas». Y el movimiento ‘maker’ estaba ahí para acogerlo con los brazos abiertos.

Joey lo intentó todo. Karate, baseball, tenis, fútbol… pero el deporte no se le daba bien. Tampoco es que le gustara mucho, confiesa. El asunto no mejoraba en el colegio. “Siempre estaba aburrido, tanto dentro como fuera de él”, reconoce. Así que su tiempo libre lo dedicaba a su pasión: “Lo único en lo que soy bueno es en crear cosas”. Desde bien niño se entretenía haciendo sus propios juguetes. Joey en su blog personal cuenta sus experiencias y anima a todos los niños a que hagan y se interesen por lo que realmente le guste.

Pero su afición empezó a convertirse en algo serio a partir de los 10 años. Cuando comenzó a participar en ferias ‘makers’ y a conocer a personas que le animaron a continuar con sus proyectos. Aprendió a utilizar todo tipo de herramientas propias de esta comunidad, desde los microcontroladores de Arduino hasta los programas de diseño como Eaglecad o Openscad. Como buen ‘maker’, todo de código abierto. Se compró su propia impresora 3D y empezó a construir sus ideas.

Sus creaciones son de lo más variadas, desde una chaqueta para perros llamada Dawg que cambia de color según la actividad del animal hasta dos placas LED Arduino, que buscan introducir a otros niños en la ingeniería de forma divertida. Sin embargo, su invención más famosa es un cañón de PVC que lanza nubes de golosinas hasta 53 metros de longitud utilizando aire presurizado. Incluso el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no quiso dejar de probar el artilugio durante la Feria de Ciencia celebrada en la Casa Blanca en febrero de 2012.

“Cualquier niño puede hacer lo que yo hago. No tengo nada especial, sólo que he podido aprovechar muchas oportunidades”, comenta. Desde hace mucho tiempo es un fiel asistente a ferias ‘maker’ no sólo de Estados Unidos, también de Europa.

Una vez allí, intenta conocer al mayor número de personas de las que aprender. “Es muy fácil encontrar a gente que quiera ayudarte”, dice. “Todo es cuestión de comunidad”.

Con esa actividad es inevitable pasar desapercibido para un gran monstruo tecnológico como Intel. La empresa quedó alucinada con las habilidades de Joey, que este verano se convirtió en la persona más joven contratada por la compañía para su programa corporativo de prácticas, dirigido a estudiantes universitarios talentosos. Ahora combina sus inventos en Intel con tres clases semanales en la escuela acelerada Herberger Young Scholars de la Universidad Estatal de Arizona. No parece preocuparse mucho por el futuro de sus estudios. Tampoco se decanta por crear su propia empresa. Todo eso es secundario se puede trabajar como ingeniero haciendo realidad sus propias ideas. Como en el que está inmerso ahora mismo, unas gafas inteligentes que funcionan leyendo el pensamiento humano, en lugar de cámaras. Todavía son un prototipo, pero Joey admite que es su invención favorita.

Cada día nos quedamos más perplejos sobre todos los proyectos e inventos que se pueden realizar combinando impresión 3D y tecnología, pero aún nos llama más la atención cuando esta combinación se lleva a cabo por parte de niños y jóvenes que desde pequeños les apasiona la tecnología, es así como estos se convierten en unos pequeños makers. Creemos que es una buena iniciativa porque es la manera de conocer la infinidad de cosas que se pueden llegar a crear, la persona que se lo proponga puede llegar a conseguir lo que se le pase por su mente, así como es el lema de Createc 3D “Piensa, imagina, diseña y ¡CREA!- Do It Yourself” :D

Fuente: elmundo.es