Una fatídica noche en 2001, un ex bombero voluntario de Mississippi llamado Patrick Hardison valientemente entró en una casa en llamas para rescatar a cualquiera que pudiera estar atrapado en su interior. Cuando la casa en llamas se desplomó sobre Hardison, se quedó con lesiones críticas que le desfiguraron totalmente sus rasgos faciales, dejándolo completamente irreconocible incluso para su propia esposa e hijos. Este horrible accidente obligó Hardison a pasar por la mesa de operaciones  más de 70 veces, a las operaciones quirúrgicas tradicionales se suma la tensión mental y física que había estado experimentando desde el incendio que lo dejó desfigurado.

IMPRIMIR3D) nyu_rodriguez_patrick_smaller

No fue hasta que el Dr. Eduardo D. Rodríguez, un cirujano plástico en el Centro Médico Langone de la NYU, se le ocurrió un plan para realizarle a Hardison un trasplante de cara completa. El plan consistía en encontrar un “donante” que correspondiera en el color de pelo, color de piel, tipo de sangre, y que también tuviera una estructura esquelética similar a Hardinson. Una vez se encontró el donante seleccionado, Rodríguez y su personal utilizan la tecnología  Planificación Virtual Quirúrgica (VSP), que permite una preparación quirúrgica adecuada, ofreciendo guías de corte a través de una exploración 3D real de la estructura ósea del paciente y el donante.

VSP Tecnología

La tecnología VSP es capaz de crear estas plantillas quirúrgicas mediante el uso de datos de la exploración médica, que se transforman en modelos 3D y, en algunos casos, son incluso impresos en 3D para una ayuda visual. El equipo de modelado 3D Medical Systems realizó la impresión de estas plantillas, utilizando un material de impresión en 3D biocompatible que se esteriliza con facilidad, y puede, por lo tanto, utilizarse de forma segura dentro de los confines de una sala de operaciones.

 

Utilizando el plan quirúrgico del equipo de Rodríguez sobre la tecnología VSP 3D, Hardinson recibido una cirugía muy exitosa y de repente tenía todas las características de un rostro humano de nuevo por primera vez en años. Aunque la cirugía intensiva le supuso a Rodríguez y otras 100 personas que colaboraron en la operación, la friolera de 26 horas para completarla. Ahora, gracias al Dr. Rodríguez, el equipo de modelado Medical Systems 3D, y el resto del personal del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, Patrick Hardison puede finalmente sonreír ante el mundo, una vez más.

 

Fuente: 3D Printing Industry