Aunque el uso de la tecnología de impresión 3D en la cocina es algo que estamos acostumbrados a ver en noticias, parece que aún queda lejos su implantación en la mayoría de hogares, ya sea por su precio o por la preparación que requiere su uso. Sin embargo, Bocusini se presenta al mundo como un proyecto que quiere dar a luz la primera impresora 3D de comida de un uso totalmente sencillo, basada en la filosofía del plug & play.

Bocusini es un sistema de impresión de comida open source, pensado tanto para la restauración como para el uso en casa. Básicamente consiste en una cabeza que calienta la comida montada sobre una impresora 3D estandar y que para su uso requiere una serie de cartuchos recargables con comida imprimible, así como una interfaz para el usuario que busca ser totalmente intuitiva. Además, por si fuera poco, también están llevando a cabo una plataforma wen en Bocusini.com donde compartir diseños y recetas para la impresora.

Printed Marzipan Frog on cookie as "Kiss the Frog"

Su creadores quieren que la impresora se pueda utilizar desde el primer momento que la sacamos de su caja y que sus usuarios no tengan que tener un conocimiento previo sobre instalación de software, hardware o conocimientos sobre impresión 3D. Además, su cabeza funciona con algunos modelos de impresoras 3D open source, por lo que si queremos podemos adaptarla con nuestra propia impresora. Para el tema de los cartuchos de comida, sus creadores quieren lanzar sus propios cartuchos basados en comidas naturales optimizadas para ser impresas, pero confirman que el propio usuario podría recargar estos cartuchos en casa con un poco de conocimiento.

¿Qué os parece la idea? De momento, han captado la atención de la suficiente gente como para conseguir toda la financiación que necesitaban.