Ya sabemos que la tecnología de impresión 3D puede hacer mucho para mejorar la vida de los niños con cualquier tipo de discapacidad de todo el mundo. Una compañia que trabaja entre Amsterdam y Londres recientemente ha comenzado a trabajar en un proyecto aún más ambicioso, llamado Inmoov, este dará a los niños hospitalizados algo que nunca pensaron que sería posible con una impresora 3D: un viaje al zoológico.

Para aquellos que nunca habían oído hablar de ellos, Wevolver es una tecnología muy prometedora, especializada en el desarrollo de nuevas aplicaciones, además de hardware y software de código abierto. Sus manos robóticas E-nable son quizás el ejemplo más conocido de los tipos de proyectos en los que esta empresa trabaja.

El viaje al zoológico que van a aportar a estos niños hospitalizados no consiste en la impresión 3D de juguetes en forma de  león o jirafa, sino que consitiría en conectar a los niños a un robot  de tamaño humano impreso 3D con la realidad virtual. La esencia de este proyecto es que los niños utilicen el dispositivo de realidad virtual, Occulus Rift, y unos auriculares para moverse a través del zoo de Londres con un robot que se desplazará en Segway. Este robot, iría paseando y visitando el Zoo mientras que los niños, desde los hospitales, lo dirigirían, dando la sensación de que son ellos mismos los que están visitando el Zoo.

Este proyecto aún está en etapa de pruebas, y se está realizando en colaboración con GOSH, el hospital de niños más grande de Gran Bretaña, y el zoológico de Londres. Como Richar Huslkes, co-fundador de Wevolver, explicó: “estamos empezando el piloto inicial en Londres, donde actualmente estamos en una etapa de aceleración. Pero también estamos hablando con otros hospitales y la exploración de una red mundial. Es una gran manera de mostrar al mundo entero lo que sucede cuando las personas no están obligadas por las patentes, sino que están colaborando para lograr algo hermoso y que ayuda a hacer felices a otra personas. Desde el momento en que revelamos por primera vez nuestros planes, los fabricantes de las empresas y organizaciones ya estaban haciendo cola para colaborar. Muy pronto, un niño enfermo en Londres podrá visitar un zoológico en Nueva York gracias a este robot!

Aunque aún falta tiempo antes de que este proyecto Robot pueda ser implementado en la práctica, el equipo de Wevolver ya está incluso mirando un propósito educativo adicional. Como señalaron en la página web de la del proyecto, “Nuestra visión es que las escuelas y makerspaces de todo el mundo adopten la idea de enseñar a los niños esta la tecnología. Así niños en Londres podrán visitar Nueva York usando el cuerpo de Inmoov y hasta un niño de África podría dar un paseo por las calles de París.”

“Si alguien tiene una idea, aunque sea una idea descabellada, ¡tiene que hacerlo!. Una impresora 3D no sería lo único necesario para la creación de un robot pero con sólo añadir un Arduino, unos servos, y algunos otros componentes ya si que tendríamos todo lo necesario para la construcción de uno de estos.”

Si una escuela o un educador está interesado crear su propio robot, sólo tiene que ir a esta página para encontrar todos los archivos necesarios para iniciar la construcción. “La mayoría de la gente comienza con la mano y se abren camino a partir de ahí.” ¿Qué podría ser un proyecto de impresión 3D más educativo para niños en edad escolar, que uno que va a permitir que su compañero enfermo también pueda ir a las excursiones escolares?

Fuente: 3ders.org