Dado el continuo desembarco de la impresoras 3D a un mayor público, tan solo era cuestión de tiempo que el mundo del escaneado tridimensional también se empezara a querer abrirse hueco. De hecho, su utilidad es más que evidente, permitiendo llevar a una malla tridimensional cualquier objeto (o persona) y a una posterior reproducción gracias a la impresión 3D. Actualmente, empieza a proliferar la oferta de este tipo de productos, pero quizá dos de los escáneres más populares y similares en prestaciones sean el Xtion Pro Live, el cual viene de mano de Asus, y el Sense, de 3D Systems, desarrollado por parte de los responsables del archiconocido Kinect. Dos productos que, en principio, se dirigen a dos públicos muy diferentes pero que, a la hora de llevar a cabo una escaneado y una impresión, quizá busquen ofrecer algo más similar de lo que cabría esperar.

Sense 3D

Por un lado, desde su web oficial, Sense 3D se presentar como un producto amigable, un escáner destinado para cualquier tipo de usuario que, sencillamente, quiera reproducir cualquier objeto con su impresora 3D alcanzando una resolucion de 1 mm. Quizá su primera y más llamativa característica sea que Sense 3D pueda sostenerse directamente con una mano, gracias a su asa. Algo que choca directamente con otros escáneres tradicionales, los cuales, al igual que el Xtion Pro Live, suelen colocarse sobre un soporte en la mesa. En este sentido, Sense 3D sabe destacar lo importante de su portabilidad. Con este escáner, solo tendremos que ir girando alrededor del objeto que queramos escanear mientras que nuestro ordenador, que se conectará mediante un cable USB de aproximadamente 2 metros, procesa la imagen. Un proceso que permite capturar objetos de hasta 3 metros, indepedientemente de lo recargado que sea el fondo, ya que su tecnología le permite centrarse tan solo en el objeto que nos interesa, y cuyo resultado final dependerá en gran medida de nuestra paciencia y pericia en el manejo.

Su mayor ventaja es que Sense 3D y su software está especialemente pensado para evitar que sus usuarios deban aprender a usar algunos programas de escaneado más complejos u otros de modelado tridimensional para corregir ciertos defectos en las mallas. Para ello, Sense 3D nos trae consigo su propio software, un programa especialmente intuitivo y fácil de usar que permirte un formato de salida de los archivos en OBJ, PLY y STL. De la misma manera, gracias a su almacenamiento en la nube, este escáner esta especialmente diseñado para usar aquellas impresoras de la misma casa, es decir, Sense 3D está totalmente integrado con Cubify.com y, por tanto, con aquellas impresoras de Cube 3D.

Especificaciones técnicas

SENSE 3D
Consumo de energía 2.25 W
Distancia de uso Entre 0.35 m y 3 m
Campo de visión Horizontal: 45°
Vertical: 57.5°
Diagonal: 69°
Sensor
Máximo rendimiento de imagen 640×480: 30 fps
Escaneado en color
SO compatibles Windows 7(32-bit o 64-bit)
Windows 8® (32-bit o 64-bit)
Mac OS X 10.8 o superior
Interfaz USB 2.0/USB 3.0
Temperatura de trabajo  Entre 10 y 40 grados centígrados
Dimensiones 12.9(w) x 17.8(h) x 3.3(d) cm
Requisitos del Sistema Procesador Intel® Core i5™ o equivalente
RAM: 2 GB mínimo
Resolución mínima de pantalla: de 1.280 x 1.024 ppp
Color: 32 bits
4 GB de espacio disponible en disco
Precio Precio oficial de 329 €

Escaneando con Sense 3D

Para probar que tal se le da a Sense 3D su tarea, decidimos usar tanto su propio programa de escaneado como ReconstrucMe, otro programa que nos permitirá ver su comportamiento con software de terceros.

Empezando con su propio y homónimo software, Sense, destaca su facilidad de uso y la simplicidad con la que se presentan las opciones. Empezando preguntándonos si vamos a escanear o un objeto o una persona y, en el caso que optemos por un objeto, el tamaño de este. A partir de ahí tan solo es escanear, eso sí, aprendiendo a mantener las distancias con el objeto en torno a los 0.5 m y tomando aprendiendo a moverse con el debido detenimiento para saber cerrar el objeto. Cabe advertir las dificultades a la hora de usar fondos de color blancos, al menos en nuestro caso. Tras el escaneado, Sense nos dará la opción de eliminar partes que se hayan colado, cambiar las opciones del color, recortar la imagen y, curiosamente, la posibilidad de “solidificar” (esto es, un intento automático por cerrar la imagen en una malla única cuyo resultado dependerá mucho de nuestro escaneo previo). Como podéis ver en la imagen, el resultado es bastante bueno tanto en una figura más pequella y detallada como en un objeto relativamente sencillo.

Por otro lado, cuando optamos por utilizar el software de terceros, como ReconstrucMe, el acabado resulta practicamente igual de bueno, recayendo toda la diferencia en las características concretas de software.

sense_sense_dino

sense_sense

ASUS Xtion Pro Live

Por otro lado, la propuesta de ASUS busca dirigirse principalmente a desarrolladores de juegos y otro tipo de aplicaciones, con un producto que, en un principio, resultaría algo menos accesible para el público general pero que, a la hora de llevar a cabo un escaneado teniendo como objetivo una impresión final, podría ser usado de la misma forma que otros escáneres. De hecho, desde su web oficial queda clara esta postura con una etiqueta en la esquina de la imagen del producto avisando a navegantes: “For developers only” (Solo para desarrolladores). Sabiendo esto, el siguiente paso es saber qué nos ofrece Xtion Pro Live.

Pues bien, hablamos de un escáner que emplea un sensor de infrarrojos y permite capturar el sonido ambiental (algo obviamente más pensado para el desarrollo de software más que para la impresión 3D). El gran cambio respecto a Xtion Pro es que Xtion Pro Live nos permite también añadir color a nuestros escaneados, una importante carcterística dependiendo de lo que vayamos a hacer. Y dada esta faceta destinada para el desarrollo de aplicaciones, el hardware de ASUS también permite la captura de movimiento del cuerpo entero, lo que le convierte en una especie de Kinect para ordenadores. ¿Es esto una contra a la hora de trasladar su uso desde el desarrollo de software al mundo del escaneado tridimensional de cara a la impresión? Pues, no lo parece. Aunque no venga de casa con su software específico para ello, lo cierto es que usando programas como ReconstrucMe podemos capturar cualquier objeto con Xtion Pro Live. De hecho, no es dificil toparse con tutoriales para imprimir unas pocas piezas y añadir una asa al estilo de Sense 3D, tal y como hemos hecho en Createc 3D. De acuerdo, puede que no entre a los ojos de la misma manera, pero os aseguramos que algo totalmente funcional.

Especificaciones técnicas

XTION PRO LIVE
Consumo de energía Inferior a 2.5 W
Distancia de uso Entre 0.8 m y 3.5 m
Campo de visión 58° H, 45° V, 70° D (Horizontal, Vertical, Diagonal)
Sensor RGB y profundidad
Máximo rendimiento de imagen VGA (640×480): 30 fps
QVGA (320×240): 60 fps
Escaneado en color
SO compatibles Win 32/64: XP , Win7
Linux Ubuntu 10.10: X86,32/64 bit
Android (bajo petición)
Interfaz USB2.0
Software Kit de desarrollo de software (OPEN NI SDK bundled)
Dimensiones 18 x 3.5 x 5 cm
Precio En torno a los 160€

Escaneado con Xtion Pro Live

En el caso del escáner de Asus, optamos unicamente por utilizar ReconstructMe para llevar a cabo el escaneado, haciendo uso del asa que previamente hemos imprimido e instalado en el dispositivo. Para ello hicimos uso del mismo objeto que usamos con Sense en este programa y, como os habréis dado cuenta, el resultado es muy similar. De hecho, hemos estado probado el escáner con diferentes objetos y nos cuesta realmente detectar alguna diferencia significativa entre ambos escáneres cuando ambos usan el mismo software. Esto es, las dificultades para escanear objetos pequeños, la importancia de mantener la distancia entre el escáner y el objeto así como la dificultad que hemos encontrado cuando los fondos son blancos siguen estando presentes. Por lo que con Xtion Pro Live también requiere de un tiempo de prueba para aprender a escanear correctamente.

xtion_recons

Conclusiones

Aunque dentro de la impresión 3D su finalidad pueda ser la misma, lo cierto es que estamos ante dos productos destinados a dos públicos distintos. Por un lado, Sense 3D quiere que cualquier tipo de usuario pueda hacer uso del dispositivo sin demasiadas complicaciones, con un software bastante intuitivo que permite que el proceso de escaneado no resulte demasiado complicado aunque, claro, se necesita algo de práctica moviendo el dispositivo hasta conseguir un buen resultado. Sin embargo, esta sencillez en su manejo cuenta con un pequeño lado oscuro. Por un lado, el uso de Sense 3D queda, en principio, exclusivamente enfocado y optimizado al escaneo tridimensional, haciendo dificil su uso en el desarrollo de aplicaciones. Por otro lado, lo amigable de su software conlleva un mayor precio que, sin resultar prohibitivo, puede resultar un problema para determinados bolsillos. Sin embargo, Xtion Pro Live, el producto de ASUS, opta por el camino totalmente opuesto. Aunque el Xtion Pro Live no esté especialemente desarrollado para el escaneo tridimensional para impresión, su uso en este ámbito no resulta imposible, es más, su resultado es bastante bueno. En este caso el “pero” se lo lleva su menor accesibilidad que, sin resultar compleja en ningún momento, puede asustar a aquellos que busquen un software tan intuitivo como el que Sense 3D nos trae de serie. En este caso, toca ir a por software como ReconstructMe (que también resulta compatible con Sense). Quizá Xtion Pro Life no entre tanto por los ojos y la ausencia de una asa o de facilidades en el software como el uso de una nube puede que eche a algunos hacia atrás, pero su más que razonable precio y la posibilidad de deteccion de audio y movimiento para aquellos que quieran usarlo para desarrollar software sean dos características que puede llevar a mucho a decantarse por la máquina de ASUS. Eso sí, en este caso habrá que vaciarse el bolsillo a la hora de comprar el software.

A nivel de especificaciones técnicas, la diferencias parecen más bien pequeñas, aunque la balanza se decante en principio por Sense 3D. En concreto, debido a su soporte para USB 3.0, un menos consumo y una distancia de uso más destinada al escaneo de objetos de tamaño medio (entre 0.35 m y 3 m frente a los 0.8 m y 3.5 m del Xtion Pro Live). Pero claro, en ambos casos el escaneo no resulta una tarea sencilla. Pese a que desde la publicidad emitida por Cubify con Sense 3D parece que estamos ante algo que es coser y cantar, la verdad es que requiere su maña: con ambos escáneres aparecen problemas si usamos un fondo blanco o la iluminacion es alta, así como ciertos problemas para cerrar la malla mientras escaneamos. Pero a la hora de la verdad, cuando nos hemos puesto a pasar el rato escaneando con ambos productos, lo cierto es que ambos escáneres dan muy buenos resultados utilizando o bien software de terceros o bien el que traen consigo (esto último solo en el caso de Sense). Y en ambos casos, la calidad de la imagen obtenida en ambos casos resulta muy dificilmente diferenciable.

Finalmente el optar por un producto u otro, tan solo dependerá de las preferencias del consumidor: o un escáner optimizado para la impresión con un sencillo uso o bien un destacable menor precio pero sin licencia de software para escaneo junto a la posibilidad de darle un mayor uso al dispositivo que la impresión.