Gracias a las impresoras 3D, tanto niños como adultos, pueden convertirse en unos verdaderos makers, fabricantes de sus propias ideas.

Normalmente las personas adultas están más capacitadas para tener una idea y conseguir llevarla a la realidad con los métodos y las herramientas útiles para ello,  en cambio, las herramientas como destornilladores, tornillos y tuercas pueden ser demasiado complejas para niños que se inician en este ámbito. La empresa Ingocraft, con sede en Florida, ha intentado solventar este problema y combinar una fabricación sencilla con partes impresas en 3D para crear así un kit de construcción infantil. Ingocraft intenta así dar un enfoque moderno para conseguir inspirar y educar a los jóvenes a ser responsables, inventores y creadores.

Just a handful of the things we have been 3d printing

Su kit está compuestos de barras, láminas, cubos, tuercas y tornillos y ruedas, una colección de 72 piezas para conseguir un proyecto básico.

De los creadores de Ingocraft también llega la aplicación de modelado Ingocraft 3D que enseña a los niños a crear modelos digitales en el espacio 3D. Esta aplicación guía a los niños a través de una serie de desafíos de diseño, enseñandoles los conceptos básicos de diseño, de esta manera los niños pueden ir ganando insignias y superando los diferentes niveles de dificultad. En un principio esta aplicación solo estará disponible para  iphone y ipad pero más adelante prevéen lanzar versiones también para teléfonos Android.

La mejor parte es que las piezas Ingocraft estarán diseñadas para ser totalmente personalizables e imprimibles en 3D, de esta manrea, teniendo una impresora 3D se podrán personalizar e imprimir todas las piezas que queramos desde casa.

Por el momento, esta empresa ha puesto en marcha su kit Ingocraft, juego de construcción de impresión 3D y la aplicación de modelado 3D en Kickstarter, pero una vez que se haga el lanzamiento de la aplicación, el equipo Ingocraft tendrá una galería de piezas para imprimir en 3D que todo el mundo podrá descargar e incluso otros diseñadores podrán colgar sus propios diseños de piezas.

Otra de las ideas que lanzamos desde Createc 3D, es la posibilidad de poder convertir frutas y verduras en unos juguetes muy divertidos.

El proyecto juguete libre nació en el verano de 2013, cuando el diseñador Samuel N. Bernier creó una serie de juguetes con la ayuda de la impresión 3D. Bernier diseñó seis accesorios y los imprimió en una impresora 3D.

Este proyecto fue presentado al público por primera vez en octubre, durante un taller en Autodesk Pop Up Gallery en París. Con estos accesorios impresos en 3D, se convirtieron patatas, zanahorias, berenjenas y pepinos en coches, vehículos marinos, aviones, helicópteros y naves espaciales

Así todo aquel que quiera transformar una berenjena en un avión solo tiene que diriguirse a la web de Thingiverse donde gratuitamente se podrá descargar el diseño e imprimirlo en casa.

Esta es una bonita manera de conseguir iniciar a un niño en el mundo de la impresión 3D ya que con unos pocos accesorios, el pequeño podrán estar orgulloso de haber conseguido crear su propio y excluisvo juguete.

También se anima a todos los usuarios a contribuir con este proyecto añadiendo nuevos modelos y conseguir así una colección de juguetes aún mayor.

Fuente: 3ders