Continuando con nuevas propuestas que buscan financiación gracias al micromecenazgo, hoy traemos a la palestra Tiko, una interesante propuesta que busca reducir el precio y la complejidad de las actuales impresoras 3D para llevarlas a la mayoría de hogares. El planteamiento inicial es bastante sencillo: si podemos comprar electrodomésticos más o menos complejos por menos de 200 euros ¿Por qué las impresoras 3D deben ser una excepción?

Para ello, este equipo de Spark Centre han propuesto desarrollar cada parte del chasis de la impresora así como su electronica, lo que según sus creadores permite tanto reducir costes a largo plazo y mejorar su funcionamiento. Su diseño delta también parece ser una parte esencial de su propuesta, lo que permite que Tiko se presente como una impresora de una sola pieza especialmente ligera y que, aún así, permitirá un volumen de impresión de 2.27 litros y una resolución de capa entre 50 y 250 micras. Sobre los materiales que podrían utilizarse con Tiko, sus creadores comentan que, entre otros, no habrá problema para usar PLA, ABS, NYLON o HIPS. Además Tiko contará con una connexion Wi-Fi, lo que hace que sus usuarios puedan imprimir desde dispositivos móviles y un software que busca ser los más sencillo possible y directo, alejándose de la complejidad a la que estamos acostumbrados.

El periodo de recaudación cierra en 7 días y, de momento, sus responables han conseguido la friolera del 2000% del dinero que necesitaban, es decir, han recaudado unos 2 millones de dólares. Si os interesa la idea, tenéis más información en Kickstarter.