Para cualquier empollón que se precie, la secuencia numérica que el italiano Fibonacci estableció en el Siglo XIII es algo perfecto para tener presente a cada segundo de su vida. Una secuencia que, empezando por un primer 1 y un segundo 1, se compone de una cadena donde cada nuevo número que añadimos está compuesto por la suma de los dos anteriores: 1, 1, 2, 3, 5… etc.

Con esta famosa secuencia en mente, que tanto se han visto en la naturaleza, Philippe Chrétien nos propone un reloj de mesa donde los números desaparecen y todo se basa en un sistema de colores y en la propoción aurea. Su curioso sistema para representar las horas requieren que hagamos un poco de matemáticas por nuestra parte: tenemos dos pequeños cuadrados que representan el número 1, otro con para 2, otro para el 3 y un gran cuadrado con el 5. Para conocer la hora debemos sumar los valores de los cuadrados rojos y azules, y para los minutos, los verdes y azules (multiplicando por 5 esta cifra).

El reloj, que ya ha alcanzado el apoyo que andaba buscando para su financiación, se compone de un micro-controlador Atmega328 corriendo Arduino e incluye un conector FTDI, lo que permite totalmente la modificación de su código y nos da la libertad que queramos para darle otros usos. Además, de momento, su idea es vendernos los componentes del reloj para que cualquier maker pueda disfrutar construyéndose su propio reloj (aunque claro, si abonamos una cifra más elevada en su campaña de financiación, podemos hacernos con una versión ya montada).

Si os atrae la idea, como lo ha hecho a sus 909 mecenas, podéis ojear el proyecto en completo en Kickstarter.