El año 2015 sabemos que va a ser un próspero año para la impresión 3D, ya que según las estadísticas este sector va a creer enormemente y con ello, las nuevas mejoras en cuanto a la gran cantidad de utilidades que nos pueden aportar estos dispositivos.

Empezamos el nuevo año con una buena noticia y la nueva unión entre la impresión 3D y el mundo de la medicina, en este caso hablamos del gran trabajo de un cirujano hindú llamadoVaibhav Bagaria, que trabaja en Nagpur, el cuál creó un dispositivo mediante impresión 3D para realizar una complicada intervención quirúrgica a un adolescente de 16 años que como consecuencia de un accidente de tráfico había sufrido una fractura del anillo pélvico y del acetábulo, la zona en la que se articula la cabeza del fémur y por tanto esencial para el movimiento de la cadera.

Operado un adolescente de fractura de pelvis gracias a un mecanismo impreso en 3D

La cirugía típica en el acetábulo es considerada muy difícil ya que el paciente suele sufrir una pérdida importante de sangre. En este caso, el doctor Bagaria decidió intentar algo relativamente nuevo: el uso de la tecnología de impresión 3D para tratar de reducir muchos de los factores de riesgo, así como para ahorrar tiempo y dinero en dicha cirugía.

Para crear una “herramienta quirúrgica optimizada en 3D”, el doctor Bagaria primero realizó una tomografía computarizada de la fractura y de sus alrededores, antes de imprimir en 3D un modelo a escala 1:1 de la fractura.

El modelo impreso en 3D permitió que el  Dr. Bagaria y el resto de su equipo, estuvieran mucho mejor  preparados a la hora de llevar a cabo la intervención quirúrgica, ya que gracias a este modelo fueron capaces de crear una placa de reconstrucción de siete orificios que fue pre-contorneada. Los cirujanos fueron capaces de perforar las trayectorias de los tornillos, medir la longitud requerida de los mismos y confirmar las posiciones de la placa, todo con la ayuda de este modelo impreso tridimensionalmente.

Operado un adolescente de fractura de pelvis gracias a un mecanismo impreso en 3D

La operación fue un éxito en gran parte gracias al modelo impreso en 3D, ya que se redujo el tiempo quirúrgico en gran medida, al igual que la pérdida de sangre y la cantidad de anestésicos necesarios para el paciente. Los cirujanos fueron capaces de lograr una reducción de la fractura “casi perfecta”.

Después de la intervención, el Dr. Bagaria y equipo están utilizando el modelo impreso en 3D como herramienta educativa para sus residentes de cirugía.

Nos llena de alegría saber que con el nuevo año, nos siguen llegando nuevas noticias sobre como la impresión 3D ayuda a tantas personas. El campo de la medicina es un gran beneficiario de esta técnica, como en operaciones tan complicadas y arriesgadas como esta, gracias a la impresión 3D se consiguen unos resultados exitosos tanto para el paciente como para los avances médicos y sanitarios.

Fuente: imprimalia3d.com