Un supermercado holandés ya utiliza una impresora de chocolate en sus instalaciones

/, avances, chocolate, creatividad, Diseño, impresiones 3D, Impresoras 3D, innovación/Un supermercado holandés ya utiliza una impresora de chocolate en sus instalaciones

Un supermercado holandés ya utiliza una impresora de chocolate en sus instalaciones

¿Será el 2015 el año clave de la impresoras 3D de alimentos? Sin duda, está empezando a verse de esta manera debido a todas las noticias que llegan sobre los nuevos modelos y proyectos ya puestos en marcha.

Es por ello que una popular cadena de supermercados holandesa Albert Heijn, equivalente al Mercadona de los Países Bajos, también se ha querido unir a esta nueva tecnología de la impresión 3D, implantando una impresora 3D de chocolate en su sesión de confitería en la ciudad Eindhoven.

Por lo que sabemos, ésta es la primera vez que una impresora 3D de alimentos se ha utilizado en un supermercado. La máquina es parte de una prueba de impresión 3D, y estará en el departamento de confitería durante las próximas semanas para hacer diseños de chocolate que no se podrían realizar con los métodos tradicionales.

En el momento de la compra los clientes podrán elegir la decoración de sus pasteles,  la impresora 3D llevará a cabo la impresión con el diseño deseado por el cliente y este se podrá plasmar sobre la tarta que ellos elijan. Incluso dentro de unos días, va a incluir en su proceso de impresión 3D tanto chocolate blanco como negro.

Esta impresora de extrusión de chocolate en 3D ha sido desarrollada por Floris Hoff, un joven holandés apasionado de la impresión 3D, el cuál ha trabajado en multitud de productos y diseños en colaboración con su padre.

Esta impresora de alimentos, llamada ByFlow, es un diseño propio, con la ayuda de la Universidad de Maastricht, dos chefs Michelin y dos chocolateros. ByFlow fue diseñada inicialmente como una impresora portátil de plástico, pero posteriormente se modificó su diseño para manejar sustancias más pastosas que el plástico como el chocolate.

También se ha modificado y simplificado su funcionamiento para asegurar que los dependientes de establecimiento, sin conocimientos de la impresión en 3D, no tengan problemas durante las impresiones del chocolate.

Esta impresora cuenta con jeringas médicas como cabezales de extrusión, para asegurar que la comida extruida pueda ser comestible, además que estos puedan ser reemplazados fácilmente en las tiendas.

Por el momento, esto aún es solo un proyecto de prueba tanto para la cadena de supermercados, como para Floris. Esta es una gran oportunidad para ver cómo funciona la impresora de chocolate de cara al público, además de permitirnos ver las reacciones de los consumidores del supermercado.

Este experimento de Albert Heijn en la ciudad de Eindhoven es solo una de las estrategias de la empresa para así atraer clientes, además así conseguir una imagen más moderna y llamativa.

2017-01-21T22:03:41+00:00By |

About the Author:

Leave A Comment