Uno de los usos menos cotidianos de las impresoras 3D pero que día a día va aumentando a grandes pasos, es la producción de joyas personalizadas. De hecho, nunca ha sido tan fácil y asequible conseguir un anillo o un collar a medida que además captura perfectamente el estilo y personalidad de quien lo lleva.

Si alguien está pensando gastar mucho en un anillo, la Place Vendôme de París es el lugar perfecto para ello, aquí es donde se pueden encontrar grandes marcas como Dior, Chanel y un sin número de joyerías de lujo. Pero en especial, una de estas joyerías de lujo, Jaubalet, ha desarrollado un proceso de impresión 3D para hacer anillos personalizados, los cuáles, según su número de ventas en un periodo de tiempo tan reducido, se puede confirmar que están siendo un gran éxito.

A medida que la compañía reveló a Euronews su proceso de joyería a través de la impresión 3D, esta noticia se hizo viral. Cualquiera que esté buscando un anillo personalizado simplemente tiene que diriguirse a esta joyería, y el personal de esta le hará una serie de bocetos hasta conseguir el modelo deseado por el cliente. Una vez obtenido el boceto con el modelo definitivo, el personal correspondiente creará una réplica exacta impresa en 3D, con la cuál el cliente podrá visualizar la réplica de la pieza y una vez aceptada  esta se creará un anillo de plata o cualquier otro material que se elija.

Clientes de todas partes del mundo, se acercan cada día a esta joyería para conseguir, después de una réplica impresa en 3D, un anillo personalizado, con la certeza de que será de su gusto y diseño propio. Como afirmó un cliente francés: “Es muy difícil hacer una elección y firmar un cheque simplemente con mirar una foto.” El dueño de esta joyería afirma que esta es una manera para tranquilizar a los clientes durante este tipo de compras y asegurarles que están haciendo la elección de la compra correcta.

Según Patrick Barruel, Director de Desarrollo Comercial de la tienda, los clientes les encanta la experiencia de poseer un producto único que se hace a mano sólo para ellos.

Otra de las grandes características de esta empresa y este método de trabajo es que  un anillo de diseño propio por Jaubalet puede costar hasta un cincuenta por ciento menos que un anillo personalizado en una tienda similar. Eso es en gran parte porque no hay anillos ya creados, sino que se producen por demanda. ‘No existen costes ya concebidos, ya que todos los productos se fabrican solo bajo pedido, por lo que los precios son más bajos, más accesibles, y ofrecen una calidad excepcional”, dice Barruel.

¿Podría esto significar que la impresión 3D va a revolucionar la fabricación de joyería?

Fuente: 3ders.org